Enseñanza de la economía en el contexto escolar

Enseñanza de la economía en el contexto escolar

Docentes de historia y matemática se mezclaron en la quinta versión del “Cursillo de Economía”, actividad que nuevamente buscó ser un aporte en la enseñanza de esta materia en la sala de clases. 

Es uno de los pocos espacios de formación en esta área y bien lo saben los más de 30 profesores y profesoras que cada año asisten al “Cursillo de Economía”, iniciativa de Comunidad InGenio donde se revisan algunos conceptos centrales de esta disciplina desde un enfoque mucho más didáctico y tomando ejemplos del contexto nacional e internacional para hablar de temas como: oferta, demanda, costo de oportunidad, fallas de mercado, entre otros.

La versión de este año, que se desarrolló entre el 14 de octubre y el 18 de noviembre en el Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile, estuvo a cargo de los ingenieros y economistas: Juan Pablo Montero, Jorge Rivera, Leonardo Basso, Ronald Fischer y Juan Escobar, todos destacados investigadores del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI). Además, contó con la participación de Raphael Bergoeing,  Investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP) y académico de la Universidad de Chile.

 “Siempre me pareció que era una buena idea hacer un programa para profesores, porque es más productivo que hacerlo sólo para estudiantes. El impacto es mayor porque  los profesores que vienen están interesados en el tema y llegan a muchos alumnos”, comenta Ronald Fischer, investigador del ISCI que participa hace 5 años del Cursillo.

Para la profesora Filomena Santibáñez del Redland School, el Cursillo fue también una oportunidad para vincularse con profesores de otras asignaturas “De hecho uno de los profes que vino conmigo es de matemática y va a quedar haciendo un curso de macroeconomía que necesita mayor explicación matemática”.

La idea, plantea la docente, es contextualizar el aprendizaje de los estudiantes, apuntando hacia una enseñanza mucho más transversal: “ojalá todos los niños pudiesen optar por cursos de economía que fuesen un poquito más profundos, que te propongan una plataforma para analizar los temas sociales desde otra perspectiva, ampliando la reflexión y el pensamiento crítico de los estudiantes”.

Noticias Relacionadas